Provincia

Sedronar: denuncian que el pampeano Roberto Moro le dio el manejo del presupuesto a la Fundación Convivir con la que tiene estrechísima relación

Fuente investigativa: La Política On line

La designación del peronista Roberto Moro -un funcionario pampeano de segunda línea-, al frente de la Sedronar causó gran sorpresa en el área y fue visto como un gesto de Mauricio Macri hacia la Iglesia, ungido el Presidente por la gélida relación que mantiene con el Papa Francisco.

Fue el arzobispo de Buenos Aires y ex obispo de la diócesis de Santa Rosa, Mario Aurelio Poli, quien levantó el teléfono para postular a su amigo al cargo vacante. No obstante, la llegada de Moro no implicó de ninguna manera un pacto con el gobernador Carlos Verna.

Moro no sólo es amigo del cardenal Poli, su sostén político, sino que también mantiene desde hace muchos años un estrechísimo vínculo con Mercedes Aranguren y Roberto Canay, ambos “socios” en la Fundación Convivir.

Aranguren y Canay fueron, junto con la Iglesia, los principales operadores para que Carolina Stanley no cumpliera con el objetivo de “cerrar” la Sedronar y entregársela a su amiga Yael Bendel, actual secretaria de Niñez del Ministerio de Desarrollo Social.

Aranguren es actualmente presidenta de la Fundación Convivir, organización sin fines de lucro creada en 1985 por un grupo de personas entre las que se encontraba Silvia Alfonsín (hermana del ex presidente) y por María Florencia Di Masi de Alconada Sempé (actual vicepresidenta de la Fundación).

“De mínima esto viola la ley porque es incompatible con el ejercicio de la función pública”, denunció una fuente de la Sedronar a LPO

Di Masi fue mucho tiempo presidenta de la institución durante su período de esplendor. El enfoque de la Fundación cambió con la gestión de Aranguren, asumida en 2006, que le imprimió una exitosa mirada empresarial.

La apuesta más fuerte de la Fundación, plasmada en diciembre de 2012, fue la de convertirse en la organización referente por Argentina para el lanzamiento en el país de la Raisss (Red Americana de Intervención en Situaciones de Sufrimiento Social), con el objetivo final de ser el canal de distribución de fondos.

La Raisss es una red de organizaciones con fuerte eje en la reducción de daños y, en varios países, con activa militancia por la despenalización.

Roberto Canay fue entre 2007 y 2015 director del Observatorio de Adicciones del Gobierno de la Ciudad, además de profesor titular de “Psicología Comunitaria” en la Universidad del Salvador y la Universidad del Museo Social Argentino.

Ya siendo referente del Observatorio, Canay trabajaba desde Fundación Convivir (aunque de forma “independiente”) en el desarrollo de proyectos. También participaba junto a Aranguren en los seminarios de formación organizados por la Raisss.

Actualmente, Canay es subsecretario de Prevención, Capacitación y Asistencia en la Sedronar, la importante secretaría de Estado que estuvo en manos del padre Juan Carlos Molina, cuyosmanejos irregulares en la construcción de obras en el Conurbano ya informó LPO.

En el evento consagratorio de fines de 2012, en el que se formaliza el lanzamiento de Raisss Argentina, Aranguren asume la coordinación General y Canay la coordinación de Formación. En esa jornada también estuvo el actual titular de Sedronar, Roberto Moro, por entonces subsecretario en La Pampa.

Con anteojos, Ramón Vásquez, coordinador administrativo de Sedronar y esposo de Aranguren.
Resulta llamativo el grado de involucramiento de Fundación Convivir en las actividades de la Sedronar. Muestra de ello fue la recorrida de la Villa 21-24, de Barracas, que encabezó Moro y Canay acompañados de Aranguren, junto al responsable del área Narcóticos del Departamento de Estado norteamericano, William Brownfield, y el embajador estadounidense en Argentina, Noah Mamet.

Además de la relación directa que existe entre Moro, Canay y Aranguren, hay más datos que llaman la atención.

Por ejemplo, que la esposa de Roberto Canay, Mariana Maiztegui, integre el consejo directivo de la Fundación Convivir. O que Fernando Trabucco, director nacional de Capacitación de Sedronar, sea el esposo de la directora ejecutiva de la Fundación Convivir, Carina Ghezzi. O que la actual directora nacional de Abordaje Territorial de Sedronar, Florencia Tufró, también sea capacitadora de la Fundación Convivir.

Las conexiones son múltiples e irrefutables, lo que configura en principio un entramado de relaciones que dan lugar a la sospecha de beneficios personales con el financiamiento de las arcas públicas. Es que el eje más fuerte de trabajo de la actual Sedronar es el desembarco masivo del modelo promovido por la Raisss.

El vaso comunicante más directo entre Sedronar y Convivir está en el manejo de fondos. El esposo de Mercedes Aranguren, Ramón Vásquez, es ni más ni menos que el actual subsecretario de Coordinación Administrativa de la Sedronar.

El esposo de Aranguren no sólo es quien maneja el presupuesto, la administración y los pagos dentro de Sedronar, también es asesor legal de Fundación Convivir. En su Likedin sigue figurando su pertenencia a Convivir. Y en el anuario del 25º aniversario de Convivir aparece como Asesor Legal dentro del Consejo Administrativo.

Como buen matrimonio, Ramón y Mercedes fueron juntos al locro del 25 organizado por Presidencia, tal como informó LPO, lo que no queda claro si Vásquez fue como funcionario de Sedronar o como miembro de Convivir o en calidad de ambas funciones.

“De mínima esto viola la ley porque es incompatible con el ejercicio de la función pública”, denunció una fuente de la Sedronar a LPO, que por razones obvias pidió permanecer en off the record.

“La actual gestión de Moro estaría repitiendo el modelo de administración de recursos instaurado por el mismo Molina. Poner a un hombre de una fundación a manejar los fondos que podrían beneficiar a la misma fundación”, reveló.

Más pruebas

El 18 y 19 de febrero sesionó en Montevideo el Consejo Suramericano sobre el Problema Mundial de las Drogas. Según pudo reconstruir LPO, una semana antes del evento y ya con la agenda del Consejo cerrada, Canay quiso incluir como presentación de Argentina un proyecto para promover la Raisss, enmarcado en el Proyecto de la Iniciativa Común Definitiva (PICD) de UNASUR.

El nombre del proyecto fue “Perspectivas comunitarias en las políticas de drogas. El tratamiento comunitario y la inclusión social como estrategia frente a los usos problemáticos de drogas, en los Estados Miembros de Unasur”. El monto total solicitado por Sedronar, la entidad ejecutora, fue de 240.000 dólares (en asesorías, simposios y publicación).

Como no se pueden introducir temas por fuera de la agenda cerrada, el proyecto entró en un laberinto que incluyó pasárselo a Uruguay que luego del lobby correspondiente aceptó presentarlo. Finalmente fue rechazado categóricamente por Venezuela y por Colombia, por estar fuera de agenda y por la sospecha de que no había nacido de Unasur, sino como presión de ciertas ONG.

Arriba