Política

Legislativas: Cambiemos da por perdida la elección en La Pampa. Pronostica 8 triunfos seguros, 10 derrotas y 6 con resultado incierto

Según Clarín, entre encuestas y campaña, con los candidatos -propios y ajenos- en el ring, el Gobierno confeccionó un mapa de perspectiva electoral. El cálculo, que anuda datos y deseos, divide el país en tercios desiguales: 8 provincias donde gana, 10 perdidas y las seis restantes en zona gris. En La Pampa, Cambiemos pronostica una derrota, en las PASO por representar al oficialismo competirán Francisco Torroba (UCR), Martín Berhongaray (UCR) y Martín Maquieyra (PRO). Su principal adversario será el PJ que a las PASO concurre con varias listas, la “bendecida” por el gobernador Verna y las principales líneas internas es la de Ariel Rauschenberger, Melina Delú y Franco Robledo.

En Casa Rosada, a 30 días de las PASO, dicen que lograron los objetivos fijados -unificar Cambiemos, fragmentar al PJ, una Cristina de Kirchner metropolitana- y ahora se enfocan en la campaña que arranca hoy.

Según la ruta campañista del PRO, Macri caminará Capital, Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y las provincias que elijen senadores. “No se le va a pedir que viaje a todos lados” dicen a Clarín en Gobierno y fijan como tono la visita a Córdoba el miércoles donde se toreó con Juan Schiaretti, el gobernador con quien tiene más y mejor diálogo, pero al que quiere derrotar.

El esquema de tercio es la foto territorial del número mágico del PRO para una elección positiva: lograr 35% nacional, un punto más que en 2015. Veamos el mapeo:

#Ganadas. El Gobierno anticipa victorias en las provincias que gobierna (Buenos Aires, Capital, Jujuy, Mendoza y Corrientes), además de Santa Fe, La Rioja y Santa Cruz. El optimismo sobre el score bonaerense es imprescindible: el mundo del poder palpa que una derrota contra Cristina sería una trompada fea. Luce calmo en Capital -Carrió mediante, esperan triunfo holgado-, Mendoza y Jujuy. En Corrientes la tormenta posible es la elección de gobernador que va entre la PASO y octubre. “En Santa Cruz están muy mal Alicia y los K” dicen y ponen igual énfasis sobre Santa Fe, tierra de Miguel Lifschitz, y sobre La Rioja, en manos del peronismo de Sergio Casas y Luis Beder Herrera.

#Perdidas. Con la foto de hoy, el Gobierno da por perdidas diez provincias. Cuatro gobernadas por partidos “provinciales” con los que tiene buena sintonía: Rio Negro (Alberto Weretilneck), Neuquén (Omar Gutiérrez), Santiago del Estero (clan Zamora) y Misiones en manos de la liga Rovira-Closs-Passalacqua. Descartan victorias en la Formosa del multi-reelecto Gildo Insfrán, en La Pampa (Carlos Verna) y en Chubut, dominio de Mario Das Neves. La resignación electoral se extiende a Catamarca, gobernada por Lucía Corpacci, Tierra del Fuego, de Rosana Bertone (a pesar del peronismo dividido) y San Juan, donde Sergio Uñac forcejeó con José Luis Gioja e impuso hermano y apellido en la boleta.

#Zona Gris. Es el pelotón que tuerce la balanza. Entre las “ganables” citan Córdoba (que se volvió una obsesión para Macri) y San Luis, donde juega con Claudio Poggi, ex gobernador de los Rodríguez Saá y ahora socio del PRO. También Tucumán, de Juan Manzur (que cincha con Cambiemos y juega su duelo con José Alperovich) donde el Gobierno nacional arriesga a José Cano y Entre Ríos, pago en que Gustavo Bordet -que ganó en 2015 por 20 mil votos- juntó a todo el PJ para potenciarse. En los ganables figura Salta, donde manda otro gobernador amigable con el PRO, Juan Manuel Urtubey, a quien ven “complicado”. El club lo completa Chaco, de Domingo Peppo -enroscado en la riña interperonista con Jorge “Coqui” Capitanich-donde Cambiemos apuesta con Aida Ayala.

Arriba