Cultura

Clases de percusión en la Dirección de Juventud: Jugando con sonidos

Durante varios días a la semana la esquina de calles 19 y 20 se transforma, durante la noche, con los sonidos de redoblantes, bombos y tamboriles. Allí, un joven de 23 años enseña a un diverso grupo de personas los secretos de la percusión.

Franco Valor, de el hablamos, es estudiante de música en Bellas Artes pero desde los 4 años que sube a los escenarios bailando o tocando algún instrumento. “A los 15 años ya daba clases de batería y esto me empezó a gustar” dirá en un momento. Así que con su conocimiento, mas las ganas de enseñar, un día se acercó a la Dirección de Juventud con un proyecto propio de poder brindar un Taller de Percusión.

“Esto no es excluyente para nadie, acá uno puede venir y empezar desde cero o también podes tener tu base musical y arrancar también sin problemas” nos expresa Franco una vez finalizada la clase del lunes.

Es importante además tener en cuenta que los instrumentos son aportados por la Secretaría de Desarrollo Humano y Social, por lo cual quienes se acerquen al taller no tienen mas que llegarse que ahí mismo se les proveerá de los diferentes materiales.

“Es cuestión de tener ganas de pasarla bien y querer formar parte de un lindo grupo de gente. Es algo realmente muy bueno que quienes vienen no tengan que gastar nada en instrumentos, acá tienen todo lo que van a necesitar y eso ya es una motivación mas que importante” sintetizará Franco.

“La idea es hacer presentaciones a nivel colectivo” afirma convencido el piquense y agrega:

“Me propusieron el proyecto para directamente hacer muestras a nivel colectivo, grupal en diferentes eventos de la ciudad. En base a lo que me ofrecían armé esto propio que se aprobó y acá estamos, con un lindo grupo de gente de todas las edades y con el apoyo de Daniel López quien puso a disposición los instrumentos y este hermoso lugar que hasta nos da la posibilidad de tocar adentro o afuera”.

Y vaya si hay diversidad de edades en este grupo de aproximadamente 15 personas donde uno puede encontrarse desde un pequeño de 6 años, otro de 11 y hasta gente que peina mas de 40.

“Hoy por hoy seremos unas 15 personas pero la realidad es que el proyecto se pensó para 20 o 22. Es un lindo número igual los que vienen, y da la posibilidad de trabajar bien específico con cada uno de los participantes, pero estamos preparados para algunos alumnos mas” nos cuenta entre mate y mate.

Las clases se dan en la Dirección de Actividades Saludables, Físicas, Recreativas, Juveniles y Deportivas, ese coqueto lugar al que algunos todavía llaman “el cyber café”. Y si bien las actividades están pensadas para los lunes, martes y miércoles, actualmente se dictan lunes y miércoles por una cuestión de tiempos.

“Mas adelante con el paso de los meses queremos agregar mas días, nuestra idea es llegar a cuatro por semana. Seguramente con la llegada de los días mas lindos estaremos incrementando las presentaciones” cuenta Franco mirando el patio del lugar que varias veces es testigo silencioso de sus clases.

“Primeramente se pensó como percusión a grandes rasgos, pero les comenté que los instrumentos de murga eran los mas fáciles de poder llegar a hacer una producción colectiva pero no me quise quedar con la murga tradicional, la idea no es preparar una murga tradicional ni candombe sino salirme un poco de esas estructuras. Propuse además también tocar algunas rítmicas musicales como rock o folclore lo cual parece algo un poco loco pero es muy interesante empezar a probar cosas nuevas”.

“La idea es que la gente vea que no es algo mas de lo mismo sino una idea completamente nueva. Acá todos nos ayudamos, entre todos aprendemos del otro” aseguró el profe.

Aquellos interesados en empezar con las clases de percusión pueden acercarse a la Dirección de Actividades Saludables, Físicas, Recreativas, Juveniles y Deportivas, en calles 19 esquina 20, durante todo el día o comunicarse al teléfono 02302 – 435151

.

Arriba