Judicial

General Pico: Dos condenas por lesiones y amenazas a mujeres

El juez de audiencia de General Pico, Florentino Rubio, condenó hoy a E. J. D. a ocho meses de prisión en suspenso, como autor material y penalmente responsable de los delitos de amenazas simples y lesiones leves calificadas, en concurso real. La víctima fue una ex pareja, por ese entonces menor de edad.

Además le fijó las siguientes reglas de conducta durante dos años: fijar residencia, someterse al contralor del Ente de Políticas Socializadoras, abstenerse de acercarse a menos de 200 metros del domicilio y de los lugares de concurrencia habituales de la víctima y someterse a un tratamiento psicológico.

El fallo fue dictado en el marco de un juicio abreviado convenido entre el fiscal Luciano Rebechi, el defensor oficial Guillermo Costantino y el imputado, un jornalero de 21 años que admitió su culpabilidad.

Con las pruebas reunidas durante la investigación fiscal preparatoria, quedó probado que el 18 de febrero del año pasado, a la madrugada, D. agredió a su pareja “propinándole un golpe de puño en su ojo derecho”, lo que le generó “lesiones de carácter leves (edema papilar superior derecho y hematoma en el dorso de los nudillos de dedos anular, medio e índice derechos) conforme surge del certificado médico”, dice la sentencia. En ese contexto amenazó a la víctima manifestándole textualmente: “Antes que llegue la policía te voy a matar”.

Otra causa.

Por otro lado, otro juez de audiencia piquense, Marcelo Luis Pagano, condenó hoy a E. D. a la pena de ocho meses de prisión de ejecución condicional, por ser autor material y penalmente responsable de los delitos de amenazas simples y lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra la persona con quien mantiene o mantenía una relación de pareja (dos hechos). La víctima fue su entonces pareja. Además le fijó pautas de conducta por el término de dos años.

La sentencia fue dictada luego del juicio oral en el que intervinieron la fiscala Ana Laura Ruffini por la parte acusatoria, y el defensor oficial Guillermo Costantino, en representación del imputado, un empleado rural de 26 años.

Con las pruebas recolectadas en el proceso, Pagano dio por probado la denuncia formulada el 13 de noviembre del año pasado por una ex pareja de D. Ella dijo que se había alejado de él hacía tres meses porque era violento y que, a posteriori, había recibido mensajes de texto y de audio insultándola y amenazándola, por lo que le tenía miedo porque ser una persona agresiva.

En el juicio se reprodujeron siete audios, “advirtiéndose que en todos hay insultos hacia (la víctima) que van subiendo de tono, hasta que en uno de los mensajes la amenaza de muerte: ‘voy a llegar ahí y te voy a cagar matando’. Estos mensajes fueron escuchados ni bien recibidos por una testigo, quien agregó que (la damnificada) temblaba de miedo”, dijo el magistrado en el fallo.

Y agregó que “al prestar declaración antes de finalizar el debate, el acusado confesó haberle mandado los mensajes de voz escuchados durante la audiencia, señalando que estaba enojado porque (su ex pareja) no le dejaba ver a su hija, por lo que no tuvo intención de amenazarla”. No obstante, Pagano consideró que “las amenazas fueron vertidas por D. en forma injusta y con el dolo específico de infundir temor” y “en un contexto de violencia de larga data y previo a  insultarla en varios mensaje de voz”.

A su vez, en el otro expediente, Pagano también dio por acreditado que el 14 de enero de 2017, mientras aún convivían, D. “quedó (a su pareja) con un cigarrillo, primero en la boca y luego en el hombro izquierdo, mientras que al día siguiente volvió a agredirla físicamente, aplicándole puntapiés en sus piernas y sujetándola fuertemente del cuello, para luego aplicarle cachetadas en su rostro”.

Arriba