Judicial

El TIP había anulado el primer fallo: lo volvieron a juzgar por violación y otra vez lo condenaron a 6 años de prisión

En el inicio de diciembre del año 2017 el Tribunal de Impugnación Penal integrado por los jueces Mauricio Piombi y Fernando Rivarola había anulado la sentencia condenadatoria contra Jontathan Correa la que había sido dictada por la juez Paola Loscertales. Debería haber cumplido una pena de 6 años de prisión por “violación con acceso carnal”, suceso que tuvo lugar en enero del 2017 al término de una noche de boliche.

El TIP consideró que la valoración de la prueba por parte de Loscertales había sido arbitraria. Anuló el fallo, ordenó un nuevo juicio y designaron como juez a Marcelo Pagano. Nada cambió para Jonathan Correa, porque este juez también lo condenó a seis años de prisión de cumplimiento efectivo por obligar a una joven a mantener relaciones sexuales en una habitación de su casa. La víctima dice haber sido invitada a un “after” y que en la vivienda del condenado fue sometida por este contra su voluntad.

El fiscal Rebechi durante el nuevo juicio dio por probados los hechos denunciados por la víctima y sostuvo que el autor de la violación fue Correa. El defensor, doctor Ortíz Zamora, pidió la absolución insistiendo con que se trató de un acto sexual consentido.

 

 

El juez Marcelo Pagano consideró los hechos de la siguiente manera: “la víctima se hizo presente en el domicilio de Jonathan José Correa, donde se estaba llevando a cabo un ‘after’, y que si bien se encontraba alcoholizada y posiblemente bajo efecto del consumo de marihuana, estaba consciente de sus actos, aunque eso no implica descartar cierto estado de vulnerabilidad a consecuencia de dicho estado”.

Pagano dio por probado tal como lo declaró Correa en ambos juicios, que la víctima lo provocó: “comenzó a insinuarse al acusado, por lo que aproximadamente media hora después de su arribo, Correa la tomó del brazo para introducirla en su pieza, cuya puerta trabó con una mesa con un televisor ya que se abría. Una vez en el interior, se besaron, acariciaron y tocaron quedando ambos desnudos, ya que Correa se quitó su ropa y le quitó la ropa a la víctima., sin su oposición. Hasta este momento lo que sucedió fue buscado y consentido por ambos”.

El Juez luego se refirió a las acciones que sucedieron lo antes manifestado: “en determinado momento el acusado tiró a la damnificada sobre la cama, ante lo cual ella le dijo reiteradamente que no quería mantener relaciones sexuales con él, y, a pesar de ello, el encartado con su miembro viril la penetró vaginalmente contra su voluntad, lo que llevó a que la joven pidiera auxilio, siendo entonces tapada su boca por Correa para evitar que sus gritos fueran escuchados, momento en que lesionó la nariz y boca de la damnificada”.

“Luego de un forcejeo, la víctima logró sacar de encima suyo al victimario, utilizando para ello sus piernas. Acto seguido se puso el vestido y, sin su ropa interior y calzado, huyó del lugar previo insultar y escupir al acusado en su rostro, para luego sentarse en una casilla de gas. Allí fue hallada llorando y en estado de shock por la Policía”, apuntó.

 

Arriba