País

La eliminación de un impuesto interno a los autos 0 km, ¿bajará los precios?

La eliminación de una franja del impuesto interno que regía para los autos a partir de los 520.000 pesos y penalizaba con un 10% su precio va a generar una serie de ofertas que comenzarán a verse esta misma semana: son 150 modelos y versiones que desde hoy le cuestan al fabricante, o al importador, casi un 10% menos. ¿Eso se va a reflejar de manera automática en el precio?

Las respuestas comenzarán a saberse desde esta semana en las concesionarias, que son las que dan la cara ante los compradores.Seguramente la mayor parte de esos 150 modelos bajarán de precio, pero no necesariamente bajarán en la misma proporción: es probable que haya diferencias notorias entre el modelo que uno elige y el que se exhibe en la concesionaria de al lado, por más que a los dos los haya alcanzado la misma rebaja del impuesto. Estas son algunas preguntas para tener en cuenta a la hora de hacer un recorrido por las agencias, o los sitios web especializados.

1. ¿Qué modelos están alcanzados por la baja del impuesto?

Aquellos que tienen un precio mayorista superior a 380.000 pesos, hasta 800.000 pesos. Eso era lo que establecía el impuesto eliminado. Pero no era el precio al público: había que agregarle el margen de la concesionaria y el IVA. El resultado era que pagaban un impuesto extra los vehículos de entre $ 550.000 y $1.100.00, aproximadamente (el IVA es fijo, pero el margen comisional no).

2. ¿Cuánto deberían bajar ahora?

Así como la suba real no fue del 11% en muchos casos, lo más probable es que la baja promedio se acerque al 7%. Hasta la semana pasada, varias marcas venían aplicando ese descuento por anticipado, precisamente para no perder ventas. Pero ahora se lanza otro tipo de carrera: si el importador está “limpio” de unidades viejas (las que sí pagaron el impuesto) es probable que tenga una postura más agresiva a la hora de aplicar el descuento. Ahí entra a tallar el mercado: en la Argentina hay disponibles casi 900 modelos y versiones, un nivel de competencia interna pocas veces visto.

3. ¿Hay autos que subirán de precio?

Sólo en teoría, sí. La mayor parte de los modelos de fabricación local que llegaban a la franja de los 500.000 pesos tuvieron su precio “pisado” por las terminales. Como se sabe, las 12 automotrices con fábrica en la Argentina son a su vez las principales importadoras de autos, especialmente desde su otra fábrica ubicada en Brasil. Pero mientras que esos modelos llegan con un precio ya establecido, los modelos fabricados en la Argentina resultan más maleables en materia de precio.

Eso dio como resultado que muchos medianos nacionales como los Peugeot 308 y 408, los Citroen C4 Lounge, los Ford Focus, las Honda HRV (excepto la tope de gama, alcanzada por el impuesto), los Chevrolet Cruze y los Renault Fluence fueron frenando a medida que su precio de lista se acercaba a los 520.000 pesos. ¿Eso quiere decir que ahora van a aumentar? Lo más probable, en varias de esas marcas, es que eso no ocurra. “Va a depender del mercado, porque ahora muchos modelos similares pero más modernos serán más baratos”, dijeron a este diario desde tres de esas marcas.

4. ¿Y si algún modelo que “debería” bajar no lo hace?

No hay que descartarlo. Para empezar, el dólar está más caro que hace una semana. Y, además, nadie está obligado a bajar de precio: eso lo determina la competencia. No hay que descartar que algún modelo con poca competencia mantenga su precio pese a que ya no paga impuestos internos. Eso también podría ocurrir, de manera temporal, con aquellas importadoras y/o concesionarias que aún tienen en el depósito autos que ya habían pagado el impuesto.

Fuente: Clarin

Arriba