Deportes

Lautaro Parisi, el mejor del año

El delantero de Ferro de Pico fue el jugador más destacado del 2017 para El Araucanito.

Como sucede en los últimos años, El Araucanito seleccionó a los veinte futbolistas más influyentes del fútbol pampeano en 2017. El elegido en esta temporada fue el puntero de Ferro de Pico, Lautaro Parisi, una de las figuras del campeón Provincial y el de mejor rendimiento en el actual Torneo Federal A.

Detrás del jugador piquense quedó el arquero de Estudiantil, Osvaldo Yori, y en el tercer lugar, el interminable goleador Arturo Daniel Gehl de Independiente de Doblas.

La selección de los 20 futbolistas más influyentes del año en el ámbito de la provincia de La Pampa se realizó en base a los rendimientos individuales pero también a partir de los logros en el conjunto de cada uno de sus equipos.

Para El Araucanito, el atacante de Ferro de Pico con pasado en Argentino Juniors de La Paternal, Lautaro Parisi, fue el futbolista más influyente de 2017 con 19 goles convertidos y 8 asistencias en las cuatro competencias que disputó.

En el primer semestre, el wing marcó dos goles para el conjunto piquense en la Fase Reválida del Federal A donde el Verde no realizó un buen papel.

Sin embargo, en paralelo, Lautaro Parisi fue el goleador y máximo asistidor de Ferro en el Torneo Provincial que terminó celebrando después de 11 años. El Toro convirtió 8 goles y aportó 5 asistencias para darle el campeonato a los dirigidos por Darío Portis.

En la transición del segundo semestre, Parisi jugó algunos encuentros en la Liga Pampeana donde convirtió dos goles más.

Para completar su gran temporada, fue el arma letal de Ferro de Pico en la edición 2017/18 del Torneo Federal A, donde el conjunto verde clasificó a la siguiente instancia y, además, a la Copa Argentina.

Parisi volvió a liderar las estadísticas de goles convertidos y de asistencias de gol. Marcó 7 tantos y aportó 3 pases gol para el equipo dirigido por Sergio Arias.

Lo acompañaron en el podio

En segundo lugar aparece un arquero: Osvaldo Yori, figura descollante de Estudiantil de Eduardo Castex, campeón de la Liga Pampeana.

En este caso, las estadísticas no llegan a reflejar la influencia que tuvo el golero en el título del Bohemio.

Los números fríos marcan que mantuvo la valla invicta en 11 de los 32 encuentros que jugó Estudiantil en 2017.

Sin embargo, Yori apareció en toda su dimensión en la definición por penales ante Alvear FBC para convertirse en la figura de la finalísima.

Detrás de esa actuación hubo atajadas memorables a lo largo de la temporada como aquella noche ante Pico FC en los últimos instantes del juego, o en el duelo ante Ferro de Pico, donde también fue determinante.

El tercer lugar de méritos es para el interminable Arturo Daniel Gehl, que llevó a su equipo por primera vez en la historia a la final de un Torneo Provincial y posteriormente, en el torneo de Liga, lo clasificó para la edición 2018 del certamen más importante de La Pampa.

El Colo volvió a superar en 2017 la barrera de los 30 goles y acumula 276 tantos en su trayectoria. Lo curioso es que 95 de ellos los marcó en los últimos tres años.

En el primer semestre marcó 9 goles (quedó a uno de Daniel Eizaga, goleador del campeonato) en el Torneo Provincial 2017, donde además aportó 4 pases gol.

En el segundo tramo del año, convirtió 22 goles y aportó 12 asistencias (quedó a una de ser el máximo asistidor) para darle una vez más la clasificación a Independiente al
Provincial 2018.

Los desafíos para el goleador Daniel Gehl para la temporada que se avecina son dos: por un lado convertirse en el máximo goleador de la historia del Provincial (suma 52 contra los 59 de Fernando Muñoz) y por otro alcanzar los 300 goles en su trayectoria por lo que deberá marcar 24 tantos a lo largo de este año.

Cuarto y quinto

En el cuarto lugar aparece Jerónimo Gutiérrez, el mejor jugador de All Boys de los últimos años. A pesar de que en la pasada temporada sufrió algunas molestias que lo marginaron de la totalidad de los encuentros, el atacante se las arregló para ser el más destacado del campeón de Liga Cultural y uno de los representantes pampeanos en el Torneo Federal B.

En el comienzo del año apenas marcó un gol y dio una asistencia en el Torneo Provincial que derivó en la salida de Sergio Guerra.

Luego resurgió en el campeonato de Liga, especialmente en el Apertura, donde participó con 7 goles y 6 asistencias de gol.

Más tarde, en la segunda participación de All Boys en el Torneo Federal B fue el goleador del equipo con 3 tantos y 2 asistencias.

En total sumó 11 goles y otorgó 9 pases gol para un equipo que tuvo cuatro entrenadores en el año y que alternó buenas y malas. Al Auriazul lo comenzó dirigiendo Sergio Guerra, luego asumió Ignacio Archieri y más tarde, Omar Santorelli. Entre medio, como siempre, apareció la mano salvadora de Luchy González, que fue el gestor del título de Liga.

En el quinto lugar está Ricardo Ramírez, que fue el salvador de General Belgrano en la Liga aunque no pudo evitar los descensos desde el Federal A al B y del B al C.

Su figura apareció en medio de una tormenta como fue el año del Trico. Con más tristezas que alegrías, el Paqui jugó en la posición que le pidieron los distintos entrenadores de Belgrano: fue lateral derecho, defensor central, mediocampista por derecha y centrodelantero.

En ese contexto, convirtió 14 goles en el año. Doce de ellos fueron en el Torneo de Liga, donde General Belgrano, que parecía condenado al descenso, logró resucitar y mantener la categoría. Los otros dos tantos los marcó en el Torneo Federal B jugando como marcador central.

Arriba