Cultura

Se realizó el reentierro del cráneo de Indio Brujo, devuelto al pueblo Ranquel

El Consejo de Lonkos de la Comunidad Ranquel, en una ceremonia íntima, realizó semanas atrás el reentierro del cráneo de Indio Brujo, devuelto al pueblo Ranquel el año pasado por el Museo de La Plata, según comunicó la Secretaría de Cultura del Gobierno de La Pampa.
El acto se realizó en la loma de Chapalcó, departamento Toay (lugar sagrado y ancestral de la cosmovisión rankulche) y estuvo presidido por las autoridades del Consejo de Lonkos Ranquel, acompañados de funcionarios de la Secretaría de Cultura y docentes de la Universidad Nacional de La Pampa.
El organismo provincial recuerda que al igual que en el año 2001 cuando se restituyó el cráneo de Mariano Rosas del Museo de La Plata, en el 2016 se lograron dos restituciones: el de Indio Brujo y Gherenal. Todos ellos formaban parte de la colección armada por agentes de la conquista del desierto, como Estanislao Zeballos, que profanaron los enterratorios de los caciques a fines del siglo XIX.
El presidente del Consejo de Lonkos Ranquel, Pedro Coria, expresó que “la restitución y reentierro de los restos de Indio Brujo es un hecho histórico y muy importante para el pueblo Ranquel. Los restos se mantuvieron en el Archivo Histórico, debido que así lo habíamos determinado hasta el día de su restitución. Fue una ceremonia muy emotiva, estuvimos acompañados por autoridades de la Secretaria de Cultura, antropólogos e integrantes de la comunidad”.
Coria adelantó que ahora se está trabajando para el reentierro de Gherenal a realizarse en las sierras de Lihuel Calel. “Para nosotros es un compromiso que tenemos con nuestros hermanos de volverlo al vientre materno, por eso siempre que podamos restituir es un hecho muy importante porque estamos cumpliendo con el mandato de nuestros ancestros”, explicó.

Ceremonia

Al brindar detalles sobre la ceremonia, Nazareno Serraino, lonko ranquel, reveló que fue un evento muy preparado. “Anticipadamente se buscó y preparó el lugar que debía ser claro dentro de la espesura de la loma, en donde le diera la luz del sol a la mañana; esta particularidad tiene que ver un poco con la visión de que el alma comienza su viaje. Lo que hizo el pueblo ranquel, con mucho respeto y sabiduría, fue buscar un lugar sagrado como es Chapalcó, y poder devolverlo a un lugar acorde”, comentó.
Además, destacó que es un momento en que se salda una deuda del pasado. “Si bien asistimos un grupo reducido de Lonkos, todos con la energía de saber que había que hacerlo y con mucho respeto”, explicó Serraino a la vez que remarcó el acompañamiento de quienes hace años colaboran y ayudan brindando lo que esté a su alcance. “Contamos con todo el apoyo de la Secretaria de Cultura de la Provincia de La Pampa, el Ministerio de Desarrollo Social, de la Universidad de Olavarría, el Museo Etnográfico de Buenos Aires y demás organismos que en cierta forma facilitan estos acontecimientos”, dijo.
Por su parte el director de Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura de La Pampa, el antropólogo Ignacio Roca, manifestó que considera este evento como un paso muy importante, no solo a nivel patrimonial para toda la provincia, sino particularmente para las comunidades originarias, dado que significa un reconocimiento y una reparación histórica.

Arriba