Judicial

Revuelta policial durante el 2013: comienza el juicio a 14 policías acusados de sedición

El proceso se realizará en el Centro Judicial santarroseño desde hoy, hasta 27 de febrero. Los 14 policías pampeanos que están acusados por la sedición del 12 de diciembre de 2013 afrontarán el juicio oral y público.

Los efectivos reclamaban un aumento salarial, entre otras cuestiones laborales. La sedición policial comenzó en la noche del miércoles 11 de diciembre y se extendió hasta los primeros minutos del viernes 13, cuando en la medianoche el Ejecutivo a cargo de Jorge ofreció una suba en los sueldos y se levantó la protesta.

Uno de los citados a declarar como testigo es el ex gobernador Oscar Mario Jorge, que deberá presentarse el próximo viernes. La causa fue caratulada como “sedición en concurso real con el delito de daño y coacción”.
Según el castigo previsto para ese delito es prisión de 1 a 6 años para “quienes armen una provincia contra la otra sin rebelarse contra el gobierno nacional, alzándose en armas para cambiar la Constitución local, deponer alguno de los poderes públicos de una provincia o territorio federal, arrancarle alguna medida o concesión o impedir aunque sea temporalmente, el libro ejercicio de sus facultades legales o su formación o renovación en los términos y formas establecidas en la ley”.
Los policías acusados son Julián Giménez, Luis Horacio Bruno, Fernando Rolhaiser, Diego Hernán López, Carlos Daniel Gatica, Daniel Narciso López, Carlos Aníbal Mendibe, Marcelo Cisneros, Roberto Germán Bartolomé, Jeremías Martín Salvatierra, Silvio Norberto Rojas y Pablo Montes y los retirados José Luis Furriol y Rodrigo Wiggenhauser. Rojas y Montes también están acusados del delito de coacción y daño.
Los jueces que integrarán el tribunal de juicio serán Carlos Besi, Gastón Boulenaz y Gabriel Lauce Tedín. La parte acusadora está encabezada por el fiscal general Guillermo Sancho, y la defensa de los acusados estará a cargo del abogado Boris Vlasich y la defensora oficial Paula Arrigone junto a su par Martín García Ongaro.

Fuente: La Arena

Arriba