Política

Verna no decidió todavía si desdobla las elecciones en el 2019. No necesita aval legislativo y la oposición iniciará campaña por el “no”

El gobernador Carlos Verna aún analiza -sin haber tomado una decisión definitiva- si en nuestra provincia se adelantarán las elecciones 2019, desdoblándolas con respecto al cronograma nacional. informa hoy en su edición el diario La Arena.
Hace un par de semanas fue el ministro de Gobierno, Daniel Pablo Bensusan, el que salió a manifestar que se analizaba el tema, y ahora el vicegobernador Mariano Fernández se expresó más o menos en los mismos términos.
El ministro dijo que si bien la suya era una opinión personal, la idea era que con elecciones desdobladas entre las nacionales y las provinciales, “los pampeanos puedan debatir las agendas por separado. El ciudadano cada vez vota más a la persona, más allá del partido, pero hace hincapié en las propuestas”, recalcó.

En nuestra provincia, recuerda el diario santarroseño, siempre se hicieron las elecciones provinciales junto con las nacionales y “sería bueno separar para no mezclar los temas a discutir”, dijo ahora el presidente de la Legislatura provincial. Mariano Fernández agregó que “por ahora no ha sido tratado en el Gabinete, y tampoco en el seno del Consejo del Partido Justicialista. De todos modos considero que sería bueno para que los pampeanos puedan tratar su propia agenda por separado de los temas de Nación”.

No necesita ningún aval legislativo

Lo cierto es que la ley provincial n° 1593, que refiere a la convocatoria a elecciones determina que esa es potestad del gobierno provincial. “El Poder Ejecutivo Provincial efectuará la convocatoria, indicando los cargos de las autoridades provinciales y en su caso el número de suplentes que legalmente corresponda. La convocatoria se efectuará por lo menos con 90 días de anticipación a la expiración de los mandatos respectivos”, reza el texto del artículo de la normativa provincial que transcribió La Arena.
Es decir que, para el llamado a elecciones no es necesario ningún aval legislativo, como algunos podrían suponer, y sería en todo caso una decisión exclusiva del gobernador, quien debería realizar la convocatoria en los términos legales, previo una reunión con las demás fuerzas políticas.
Sólo habría que acudir a la Cámara de Diputados provincial si se pretendiera en algún párrafo modificar la ley electoral. Sólo eso.

La oposición no acompaña

Desde la oposición -salvo el diputado socialista Luis Solana, que en principio se mostró de acuerdo- salieron a responder que se trataba de “un globo de ensayo” del gobierno provincial para después avanzar más concretamente con el tema.
Así y todo agregaron referentes opositores que “en principio” no avalarían porque se obligaría a los pampeanos a concurrir varias veces en pocos meses a las urnas, y además que se produciría un gasto extraordinario que no justificaban.
Cabe decir que si hubiera elecciones provinciales por separado, se debería convocar a internas obligatorias (para los partidos, no para los votantes) abiertas y simultáneas para el caso de los que tuvieran más de un candidato, y naturalmente luego se debería hacer la elección general.
Por su parte, para los cargos nacionales, están estipuladas las PASO, y posteriormente la elección general. Es decir que el electorado estaría ante la posibilidad de sufragar cuatro veces en pocos meses.

Este sería el argumento que tomaría la oposición para en un par de semanas comenzar con una campaña para impedir que se desdoblen las elecciones en La Pampa. En ese menester andaría el núcleo fuerte del Pro y radicales que se siente más cómodos al lado del macrismo que visitando los restos de Raúl Alfonsín.

Arriba