País

La importancia del casco en los motociclistas: no usarlo multiplica por siete el riesgo de morir

Un estudio sin precedentes a nivel local y sobre más de 25.000 atenciones por trauma en Buenos Aires, aporta un dato clave sobre la importancia del uso de casco: no usarlo multiplica por siete el riesgo de morir en un accidente en moto.

El número lo aporta el registro de la Fundación Trauma. Se analizaron 4.078 casos de motociclistas asistidos en 14 hospitales y servicios de emergencia de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Esos motociclistas sufrieron traumatismos en todo el cuerpo, no sólo en la cabeza. De los que no usaban casco al momento del accidente, el 29,4 % sufrió lesiones encefálicas graves; mientras que entre los que sí lo llevaban puesto, solo el 10,5 % sufrió ese tipo de lesiones.

Estos datos le ponen números contundentes a lo que se sabe: el casco no sólo salva vidas sino que también reduce considerablemente el traumatismo encefálico que puede no matar pero sí dejar graves secuelas.

Según los últimos datos de la asociación civil Luchemos por la Vida, el uso de casco muestra diferencias importantes entre Capital y Provincia.

En la Ciudad de Buenos Aires lo utiliza un 87 % de los motociclistas, mientras que sólo un 63 % lo hace en los municipios del Gran Buenos Aires más próximos a la Capital. A la vez, se registran diferencias significativas entre cada municipio bonaerense.

“La diferencia de uso de cascos con la Ciudad de Buenos Aires debería llamar la atención de las autoridades de la Provincia a cargo de la seguridad vial”, dijeron desde Luchemos por la Vida.

Según la asociación civil, esto pasa porque “la fiscalización del tránsito en general y del uso de casco en particular resultaninsuficientes para lograr la adhesión generalizada de los motociclistas a su uso”. Y agregan que la medida de no vender combustible a los motociclistas sin casco, que rige en la provincia de Buenos Aires, “no es un incentivo para su uso”.

También destacan que en Capital “se han registrado en el pasado mayores porcentajes de uso de casco”, por lo que exigen incrementar los controles “no sólo en la zona céntrica sino en todos los barrios de la ciudad”.

Respecto del dato clave que dio la Fundación Trauma, Luchemos por la Vida dice que los motociclistas que usan casco tienen un 73 % menos de mortalidad y hasta un 85 % menos de lesiones graves que los que no lo usan.

Eso –dicen– es equivalente a que 2.700 vidas se salvarían por año si todos los que circulan en moto y ciclomotor usaran siempre un casco seguro.

Arriba