Judicial

En las puertas de un escándalo: investigan a policías pampeanos por supuestos robos en lugares donde cumplían tareas adicionales

La Justicia concretó este domingo un allanamiento en la Sección Canes, dentro de la mismísima Escuela de Policía. La punta del iceberg fue el caso del policía acusado por peculado, que la semana pasada acordó un juicio abreviado.

La Policía de La Pampa está en las puertas de un nuevo escándalo: de acuerdo a lo que pudo saber El Diario, la Justicia investiga por estas horas a un grupo de policía acusados por robos en los lugares donde cumplian tareas adicionales y de custodia.

Este domingo a la mañana, el fiscal general Guillermo Sancho encabezó un allanamiento en la Sección Canes -dentro de la mismísima Escuela de Policía- donde secuestró varios elementos que serían producto de un ilícito. Ya está en marcha una denuncia penal y se abrió un sumario en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas.

Además, durante la jornada también está previsto que se concrete la apertura de un teléfono celular (aportado por el denunciante de los hechos) donde habría audios de WhatsApp que comprometen a los denunciados.

“Es muy prematuro todo… Hasta ahora hay una sola persona acusada, pero por cómo se habrían sucedido los hechos los implicados serían varios más”, confió a este diario una fuente judicial.

El desencadenante del nuevo escándalo que rodea a la Policía pampeana fue el caso del cabo de la Seccional Segunda detenido el jueves de la semana pasada, José Carlos Reinhard, quien un día después firmó un acuerdo de juicio abreviado tras haber admitido el delito de “peculado”.

Reinhard sustrajo cajas de pisos cerámicos y otros elementos que estaban bajo su custodia mientras cumplia adicionales en una obra en el Hospital “Dr. Lucio Molas”. Durante el allanamiento de este domingo en la Sección Canes se secuestraron varios elementos que habrían sido sustraídos también de esa mismo lugar: cerámicos, reflectores y maderas.

La fuente que habló con este diario también contó un detalle más que llamativo. “Se secuestraron cerámicos sueltos, de color blanco, marca San Lorenzo, porque el resto estaban adheridos a una pared de esa dependencia policial”, destacó. O sea, ya habían sido utilizados para hacer aparentes mejoras en el destacamento.

Fuente: El Diario

Arriba