Curiosidades

De Administrador en Colombia a recorrer mas de 16.000 kilómetros en motocicleta

Salió de su Bogotá natal hace mas de dos meses, tomando la decisión que cambiaría su vida desde el primer momento. Arriba de su motocicleta, juntó sus maletas, y se metió de lleno en su objetivo: “llegar hasta el fin del mundo”.

Recorrió aproximadamente 14.400 kilómetros en el trayecto desde Bogotá hasta Ushuaia, y otros 2.400 km mas para llegar hasta la ciudad de General Pico, donde estuvo solo unos días. En esa ocasión es que tuvimos la oportunidad de charlar con el y conocer mas de su fascinante historia.

Pero ¿Que lleva a una persona a recorrer mas de 16.000 km de distancia, acompañado únicamente por su motocicleta? Así iniciaba la charla con Andrés.

“La motivación mas importante es querer hacer algo importante en mi vida, vivir una experiencia profunda que me exija un inversión tanto mental, emocional y económica, es hacer algo trascendental en mi vida, asumir el reto de llegar lo mas lejos de casa posible” declaró.

Andrés, que trabaja como Administrador de propiedades, también nos comentó que en un principio iba a realizar el viaje con dos amigos, pero que por diferentes motivos se tuvieron que bajar del proyecto. Con esa noticia, saldría junto a su moto a recorrer.

La ruta puede ser muy dura muchas veces, mas que nada por lo que uno puede llegar a encontrarse. Ante esto, nos decía que “existe una cultura que se va aprendiendo mientras uno viaja en moto”.

“Hay diferentes comportamientos que hoy en día identifican al viajero, y en la actualidad ya se está compartiendo parte de este lenguaje, no solo con los motociclistas, sino con los bici-viajeros, con los caminantes y con los camioneros. Hoy es común que un camión le de paso a una moto, porque sabe que uno puede ir un poco mas rápido, como así también la actitud de saludarse es muy común entre los moto-viajeros”.

Continuando con la explicación nos dio un ejemplo claro de lenguaje de ruta: “Por ejemplo, en caso de emergencia, la persona debe de colocar su casco atrás de la moto en el piso y si pasa otro moto-viajero sabe que esa persona necesita ayuda”.

Consultado sobre si tenía un Top 3 de los mejores lugares que le tocó conocer, nos comentó que sí, y que estaba conformado por las Torres de Paine y el Parque Huerquehue, ambos lugares en Chile y ocupando su posición 3. Aclara también que le hubiese gustado tener mas tiempo para recorrerlos.

En el puesto Nº 2, el acceso al Glaciar Perito Moreno que según sus palabras es “impactante”. Y en el primer lugar ubicó al sur de Bolivia. “Todo ese paisaje desértico, mezclado con el verde de las montañas es maravilloso” agregó.

Lleva 3 maletas y unas bolsas sobre su motocicleta. También un morral con la ropa de recambio diaria y todos sus objetos de aseo, y en otra de las maletas todas sus herramientas..También lleva otra, a la que denominó “Mi casa”, haciendo referencia al equipamiento para poder acampar por las noches y descansar para el largo recorrido que le tocaría al otro día.

¿Como es el trato de la gente?

“Todas las experiencias vividas fueron increíbles, lo que si puedo decir es que en muchos países he tenido muy buenas experiencias y otras no tan agradables, pero lo positivo es que de alguna manera nosotros llamamos la atención de los locales, la gente se acerca a preguntar que es lo que uno hace, y llama mucho la atención porque el porcentaje de personas que se animan a hacer esto es poco”.

¿Qué fue lo mejor y lo peor de todo el viaje?

“Lo mejor fue la decisión lo que representa el actuar y el decidir hacerlo, para mi significo mucho el superar todos mis miedos, haberme quedado en mi casa habría sido lo peor. Enfrentar el apego a la distancia con la familia es un gran desafío para mi porque los extraño mucho, pero el resto del viaje es un tramite, donde uno empieza a disfrutar las nuevas culturas, los paisajes, la gente que vas conociendo en el camino y todas las experiencias que te quedan del proceso.”

Agregó también lo relacionado a los diferentes climas recorridos. “Lo mas difícil fueron las condiciones climáticas, por ejemplo con los vientos patagónicos. Me complicaron mucho esa parte del camino, regresando de Ushuaia por la Ruta 3 fue una de las situaciones mas complejas que me toco vivir.”

Preguntas y respuestas se fueron sucediendo, intercaladas con anécdotas hermosas que vivirán por siempre en su cabeza y en la nuestra también. Pero se acercaba el final, y la pregunta que se caía de maduro.

–  ¿Lo harías de nuevo?

–  “Si. Creo que repetiría algunos lugares para disfrutar sitios mas cercanos, que en este viaje los tuve que pasar de largo porque tenía como objetivo llegar a otros destinos, entonces tengo algunos sectores que me gustaría conocer más y hay otros que repetiría, pero definitivamente lo haría, con mucho menos equipaje, acampando más y con otra moto mas potente”.

Buenas rutas Andrés.

Arriba