Judicial

Reconstrucción del homicidio en Conhelo: la acción de Moriñigo podría encuadrarse como “Legítima defensa”

El detenido Luis Alberto Moriñigo ayer participó activamente en la reconstrucción del hecho donde le provocó la muerte a un compañero de trabajo, el pasado 24 de abril, en el campo “Nelson José” de la familia Colombo, en jurisdicción de Conhelo.
El trabajador chaqueño fue formalizado por “Homicidio simple”, pero por el relato del acusado -y la intención del defensor oficial- se podría encuadrar en una Legitima Defensa, Exceso de Legitima Defensa o un Homicidio Preterintencional; y en las tres carátulas Moriñigo tendría una condena sensible inferior.
El luctuoso episodio ocurrió el 24 de abril en el campo ubicado a más de 20 kilómetros al norte de Conhelo, donde cuesta acceder por el pésimo estado de los caminos vecinales y los guadales que tornan inaccesible la región. Moriñigo recordó que el “mayordomo”, “el señor Gastón”, que sería uno de los encargados del campo, le pidió que acomodará los silos bolsas porque venia “el hijo del dueño” y “no le gustaba” que estuviera el cereal desparramado. El trabajador tomó una pala mecánica para hacer el trabajo, y esto molestó “a don (Sergio Daniel) Carrizo”, dijo.
“Venía gritando, pero era así. Estaba juntando bolsas. Cuando estaba cerca, le digo: Deja de joder Gordo. Y tenía un bulto en la mano, pero pensé que agarraba el tractor y se iba. Y cuando salí caminando, sentí un golpe acá (NdR: se tocó la nuca y la cabeza), y cuando me di vuelta me pegó (con el perno del enganche de la maquinaria)”, narró.
“Cuando me caí al piso, me empezó a pegar patadas y trompadas y me tenía apretado contra
el piso. No lo podía sacar de encima. El cuchillo lo tenía en la cintura, pero se me cayó. Me apretaba el cogote (sic) contra la pala, me tenía asfixiado”, recordó el humilde trabajador rural. “Y cuando pude agarrar el cuchillo, tire para sacarlo, pero le erré y me corte el dedo. Y volví a tirar al montón, y le di como podía. Y ahí me aflojó. Y empezó a caminar para atrás. Me levanto. Lo miró y había un charco de sangre. Lo quise ayudar porque salía sangre, pero no había ni alambre (para hacer un torniquete). Estaba vivo, lo quise ayudar, me empujo y quería seguir peleando. Y al ratito estaba boqueando, fui a la casa. Estaba don Gastón, y le dije que me ayudará con el Gordo. Y cuando vino, movía la boca, pero don Gastón me dijo que estaba muerto. Y después vino el mayordomo. Y dijo que estaba muerto, pero movía el ojo”, narró Moriñigo.

Los fiscales Guillermo Komarofsky y María Emilia Oporto; el juez de control Diego Ambrogetti; y el jefe de la Brigada de Investigaciones de la UR II, Leonardo Gross, encabezaron la reconstrucción del homicidio del trabajador rural Sergio Daniel Carrizo.
El fiscal Komarofsky indicó que Moriñigo “mantuvo en el relato que prestó en la sede judicial”, y “brindando más detalles”. El detenido no tenía obligación de prestar declaración, pero quiso participar en la reconstrucción del hecho.
El funcionario judicial indicó que el trabajador chaqueño “hacía dos o tres meses” que trabajaba en el campo. Explicó que fue formalizado por “Homicidio simple”, pero la defensa solicitó que se tenga presente algún acto de legítima defensa o exceso de legítima defensa en la comisión del homicidio.

Fuente; La Arena

Foto: El Diario

Arriba