Judicial

Tres años de prisión para los autores del robo a despensa de Trebolares

La jueza de control María Jimena Cardoso condenó hoy a M. E. C. y a C. O. O. D. por considerarlos autores materiales y penalmente responsables del delito de robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no se pudo acreditar, a la pena de tres años de prisión de efectivo cumplimiento.

El hecho ocurrió el 14 de abril de este año , cuando los condenados ingresaron a un local comercial ubicado en la localidad de Trebolares. Uno de ellos, tras exhibir con su mano derecha un arma de fuego que llevaba en la cintura, y junto a su compañero sustrajeron varias bebidas -dos gaseosas y tres botellas de bebidas alcohólicas- y un teléfono celular . Tras ello se retiraron del local a bordo de una motocicleta .

La sentencia fue dictada en el marco de un juicio abreviado solicitado por la fiscal María Verónica Campo, el fiscal adjunto sustituto Juan Ignacio Pellegrino y la defensa técnica de ambos imputados ejercida por el defensor oficial Carlos Alejandro Caram. Los imputados aceptaron la responsabilidad del hecho y las implicancias del acuerdo. Las víctimas del delito también prestaron su conformidad.

La jueza Cardoso, al momento de valorar las sanciones aplicable tuvo en cuenta, en el caso de M. C. que “ya había sido condenado en el mes de junio de 2013, a la pena de tres años de prisión en suspenso; por lo cual la pena a dictar por la comisión de un nuevo delito, indefectiblemente debe ser de efectivo cumplimiento.”

En el caso de O. D., valoró que “si bien carece de antecedentes condenatorios, (…) en la distribución de tareas dentro del plan criminal, O. D. fue quien dispuso blandir el arma de fuego descripta; la conducta que llevó adelante se desplegó en una despensa de una localidad muy pequeña, con una densidad demográfica más que exigua, generando conmoción social; en el comportamiento adoptado por el imputado se advierte un completo desinterés por las instituciones, ya que en una primera etapa del hecho intentó hacer las veces de un policía que controlaba el expendio de bebidas alcohólicas”. También tuvo en cuenta , en relación a la extensión del daño causado, que el damnificado fue despojado de varias bebidas de su local comercial, “ un comercio pequeño, con lo cual, la afectación resulta considerable; que el imputado es una persona joven -29 años de edad- pero adulta, madura, con estudios primarios completos, físicamente en buen estado, no habiendo manifestado afectación a la salud alguna que le impida procurarse el sustento propio necesario y el de los suyos; con lo cual nada justifica ni atenúa su accionar.”

Arriba