Judicial

Le pegó a su pareja de 15 años de edad, le rompió el teléfono pero no irá preso

El juez de audiencia de juicio Federico Pellegrino condenó a un joven de 19 años como autor material y penalmente responsable de los delitos de lesiones leves calificadas y daño, a la pena de un año de prisión de ejecución condicional y lo absolvió por otro hecho de amenazas agravadas.

Además le fijó las siguientes reglas de conducta por el término de dos años: fijar domicilio y someterse al control del Ente de Políticas Socializadoras y Unidad de Abordaje; abstenerse de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas y someterse a un tratamiento psicológico.

También ordenó oficiar a la Unidad de promoción y protección de Niños, Niñas y Adolescentes, de esta ciudad, a los efectos de que lleven a cabo el abordaje y seguimiento de su actual pareja, una joven menor de edad, con el objeto de determinar la necesidad de tratamiento psicológico y/o cualquier tipo de asistencia que consideren necesaria y llevarlos a cabo;  debiendo informar a la Oficina de atención a la víctima dependiente del Ministerio Público Fiscal.

El juicio oral se realizó el 30 de julio pasado, con la actuación unipersonal del juez Pellegrino, la presencia del fiscal Luciano Rebechi  y la defensora oficial María José Gianinetto.

El juez dio por probado en el debate que  el 11 de octubre de 2017 , en el interior del domicilio donde ambos convivían, el imputado agredió físicamente a su pareja, una joven de 15 años de edad, mediante golpes de puño y patadas, causándole lesiones leves. Asimismo, rompió -en forma intencional- el aparato celular de la víctima.

Al momento de evaluar la pena solicitada por la fiscalía, el juez tuvo en cuenta como circunstancias atenuantes la edad del imputado y su carencia de antecedentes. Y como circunstancias agravantes, consideró “ la naturaleza de los delitos, que demuestran la recurrencia a la violencia como forma de conclusión de una discusión de pareja, la extensión del daño causado, tanto en las múltiples lesiones como en el alto costo del aparato dañado en forma innecesaria.” Y también agregó que “el conocimiento del estado de vulnerabilidad de la víctima, que peleada con su familia, buscó refugio en la casa del imputado, implicaba que no tenía ni contención ni posibilidad de auxilio inmediato, resultan pautas indicativas de la necesidad de alejamiento del mínimo de pena previsto para los delitos imputados, considerando, por ende, acertado el monto de pena solicitado por el Sr. Fiscal”.

Por otra parte, y teniendo en cuenta la situación de la menor, Pellegrino agregó que “resulta ilógico e ilusorio imponer una restricción de acercamiento y prohibición de contacto, cuando ambos conviven. Por lo que estimo, que se deberá dar intervención a la Unidad de promoción y protección de Niños, Niñas y Adolescentes de esta ciudad, para que  lleven a cabo el abordaje y seguimiento de la menor,  con el objeto de determinar la necesidad de tratamiento psicológico y/o cualquier tipo de asistencia que consideren necesaria.”

Arriba