Sociedad

Pañuelos naranjas: Qué significan y qué piden

El reclamo comenzó de a poco, luego de la media sanción en Diputados de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. La calle primero, las redes sociales después. Y, más adelante, la organización popular. Entonces un grupo de Facebook llegó a hacer una suerte de concurso para elegir cuál era el diseño apropiado. El color elegido fue el naranja. El reclamo, contundente: “Iglesia y Estado, asuntos separados”.

Mientras en el Senado se debatía el proyecto de ley, en las calles aledañas se propagaba el reclamo por un Estado verdaderamente laico, que se simboliza en un pañuelo naranja que se ve, de manera masiva, entre quienes piden por el aborto legal, seguro y gratuito.

Y, nuevamente, el color naranja se multiplica: hay pins, cintas, remeras y todo tipo de objetos para pedir “por la lucha que viene”, según señalan varios manifestantes.

En paralelo, surgieron algunos grupos que manifestaron en Facebook su postura “por la necesidad de un Estado laico”.

“El debate por el financiamiento de la Iglesia católica se intensificó este año luego de que el jefe de Gabinete Marcos Peña afirmara que durante el año 2018 el Estado nacional dedicará más de 130 millones de pesos a pagar sueldos de obispos cuyo ingreso mensual es de hasta 46.800 pesos”, propuso la Campaña Federal para la Separación de la Iglesia y el Estado, identificada con el emblema naranja.

“El Estado argentino está obligado por la Constitución Nacional a sostener ‘el culto católico apostólico romano’, lo que define que, aunque el Estado sea laico y garantice la libertad de culto, existe una responsabilidad estatal por cuidar de las necesidades de la Iglesia. Las tres leyes que regulan el dinero que se deriva a la Iglesia fueron decretadas durante la última dictadura militar, entre los años 1979 y 1983”, agregó el grupo.

En las calles, mientras tanto, el pedido es contundente y va en paralelo al pedido por la interrupción voluntaria del embarazo aunque este último fuera rechazado en Senadores.

“Básicamente la marea verde permite poner en tela de juicio otras cuestiones que tienen que ver con lo que se viene, con lo que se avecina. El pedido de un Estado laico va junto a la Campaña por el Aborto Legal porque hemos visto que en la discusión actual se puso de manifiesto la presión y la injerencia de la Iglesia para que el proyecto no se apruebe”, le dijo a Infobae Pamela, una trabajadora social de 33 años, militante del Partido Obrero.

“La asistencia social ha sido tercerizada desde el Estado en lugares o instituciones vinculadas a la Iglesia o al Opus Dei directamente. La necesidad de un Estado independiente y laico es fundamental porque la presión de las iglesias es muy fuerte y hace mella en los sectores populares. Pasa, por ejemplo, en el tema de las adicciones. El Estado terceriza en la Iglesia la recuperación de nuestros pibes”, agregó.

Por su parte, Marina Kabat, de la organización feminista 13 Rosas, aseguró: “La Iglesia hoy en Argentina sobrevive porque la financia el Estado. Si no, no sobreviviría. Hoy la Iglesia no es la de los años 30, no tiene movimientos de masas. Si tiene algo de llegada y si todavía hay jóvenes que se reivindican católicos es porque la Iglesia está adoctrinando a esos jóvenes con la plata nuestra”.

En tanto, son varios los manifestantes que señalan que uno de los aspectos preocupantes es el de la influencia de la Iglesia católica en el sistema educativo.

Arriba