Judicial

Asesinato en la Alcaidía de la UR-I: “Actuaron con ensañamiento”, dijo la fiscal Martiní sobre Murray y Santillán

“Actuaron de manera premeditada y con ensañamiento”, dijo la fiscal Cecilia Martiní a pocos metros de Hernán Murray y Emanuel Santillán. Los dos quedaron formalizados ayer por la mañana y con prisión preventiva por “el homicidio doblemente calificado” de Facundo Pérez, el joven que estaba detenido desde horas antes por el femicidio de Flavia Fernández y que fue degollado en la Alcaidía santarroseña.
“Las heridas provocadas a Pérez en la zona del cuello fueron de mucha profundidad, y esa circunstancia permite estimar que el hecho fue cometido con ensañamiento. Tanto Murray como Santillán le infringieron a Pérez golpes en diferentes partes del cuerpo y también heridas cortantes en la zona de los brazos y el cuello, que le provocaron un shock y esa circunstancia le ocasionó el deceso”, fue la acusación de Martiní sobre los hechos ocurridos entre las 8.30 y las 10.15 de la mañana del último domingo.
La audiencia de formalización se realizó ayer en el Centro Judicial. El juez de Control Carlos Chapalcaz concedió el pedido de prisión preventiva que realizó la fiscalía. Martiní encuadró el hecho como homicidio calificado y, a su vez, detalló que “es un homicidio doblemente calificado, con ensañamiento y con el concurso premeditado de dos o más personas, según lo que prevé el artículo 80 inciso 6, del Código Penal, en relación al artículo 79 del Código Penal”.
Murray es conocido por sus frondosos antecedentes de hechos delictivos. Tiene condenas por homicidio (por el crimen de “Conejo” Giménez en 1999, en Santa Rosa, cuando junto a otro hombre lo asesinó con un criquet) y ahora está encarcelado por abuso de una menor de 13 años además de acumular algunas causas por drogas.
Santillán, alias “Mono”, cursa una prisión preventiva desde mediados del mes pasado. Está acusado de haber participado en el homicidio de Aldo Horacio “El Chueco” Fuentes, ocurrido a fines de enero.
Pérez (24), en tanto, estaba acusado de haber asesinado a su ex novia, Flavia Fernández (22), que fue hallada sin vida el pasado miércoles cerca del mediodía en una casa de la calle Jujuy al 1100, en Santa Rosa.
Pérez fue detenido al día siguiente del hallazgo y la Fiscalía de Delitos que Impliquen Violencia Familiar y de Género lo acusó el viernes de “homicidio doblemente agravado por haber sido cometido contra la ex pareja y por darse en un contexto de violencia de género”. Fue alojado en la Brigada de Investigaciones para luego ser llevado a la Alcaldía.
El sábado tuvo una pelea con otros internos y por las heridas recibidas fue llevado al hospital Lucio Molas. A las pocas horas de haber vuelto a la Alcaidía, donde compartía celda con Murray y Santillán, apareció degollado.

¿Con que lo degollaron?

Una de las preguntas que se le hizo a la fiscal Cecilia Martiní fue respecto a qué elementos se encontraron dentro de la celda y que pudieron utilizarse para cometer el brutal homicidio de Pérez, quien tenía “cortes profundos en su cuello” y por eso se apeló en la causa a la figura jurídica de “ensañamiento”.
“Hay distintos elementos que tienen características de tener filo, son elementos cortantes, podría ser una lata o incluso un cepillo de dientes. No podemos descartar ninguna hipótesis y por eso se secuestró todo el material que encuadre esa posibilidad. Cualquier tipo de elemento que puede hacer un corte en un cuerpo humano lo tengo que tomar como un arma o un elemento homicida”, declaró Martiní quien a su vez descartó que se haya encontrado algún cuchillo casero o faca, conocidas como “armas tumberas”.
La fiscal reveló ayer que también se secuestró un teléfono celular que estaba en poder de Murray y que se abrirá durante una pericia a realizarse durante la investigación. Se espera que en los próximos días Martiní tome declaraciones testimoniales a otros internos alojados en la Alcaidía para tratar de obtener más información sobre el homicidio de Pérez.

Fuente y foto: La Arena

Arriba