Judicial

Agarró del cuello a quien era su pareja, la amenazó de muerte pero no irá preso

La jueza de control María Jimena Cardoso condenó hoy a un hombre de 56 años, por considerarlo autor material y penalmente responsable de los delitos de lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra la persona con la cual mantuvo o mantiene una relación de pareja y amenazas simples; a la pena de ocho meses de prisión de ejecución condicional .

Además le impuso al nombrado las siguientes reglas de conducta por el término de dos años:  fijar domicilio y no ausentarse del mismo o modificarlo sin dar aviso previamente al juez de ejecución penal y al fiscal; prohibición total y absoluta de comunicación por cualquier vía para con la denunciante- su ex pareja- , prohibición de acercamiento al domicilio de la misma, y a sus lugares de habitual concurrencia y someterse a tratamiento psicológico que incluya en su abordaje la perspectiva de género, destinado a que no vuelva a incurrir en comportamientos como los que son objeto del delito por el que aquí se lo condena. Por último, ordenó hacer saber al imputado que  en caso de incumplimiento de las reglas de conductas impuestas se revocará la condicionalidad de la condena.

La magistrada dio por probado que el  5 de agosto de este año, el imputado le produjo a la víctima un hematoma al tomarla del cuello fuertemente con sus manos; y que en esas mismas circunstancias le manifestó “te voy a matar”. El hecho ocurrió en la casa que ambos habitaban en razón de la relación de pareja que existía entre ellos.

El fallo fue dictado en el marco de un acuerdo de juicio abreviado presentado por la fiscal Ana Laura Ruffini, el defensor oficial Alejandro Caram y el propio imputado quien admitió los hechos. La damnificada, al ser consultada sobre el acuerdo, prestó su conformidad.

La magistrada expresó en su sentencia que “ninguna duda cabe que la violencia de género es una de las problemáticas más comunes en las relaciones interpersonales y es un flagelo en la sociedad por lo cual se deben promover acciones tendientes a erradicar todo tipo de violencia manifiesta contra el género femenino. Así también lo entendió nuestro Superior Tribunal de Justicia (Acuerdo 2889 del 1/12/2010) al disponer la introducción de la perspectiva de género en el ámbito del Poder Judicial de la Provincia, atento al compromiso asumido por el Estado Argentino a través de la integración de los tratados sobre derechos humanos a la Constitución Nacional producto de la reforma de 1994.”

Arriba