Local

Perdón Enzo, no aprendemos mas

Las fotos que publicamos a continuación hablan por si solas Y causan mucha indignación también. Se ve que para quien conducía el Ford Ka, color blanco, estacionarse obstruyendo la rampa para personas con movilidad reducida no fue tanto problema. Incluso seguramente se habrá sentido bien por el hecho de aparcar cerquita del centro y sin  pagar la tarjeta del estacionamiento medido correspondiente.

Pero para Enzo Melián, nada de eso tuvo algo bueno.

La penosa situación se dio en calle 13, entra Avenida San Martín y calle 16. El que espera, pacientemente en su silla de ruedas, es Enzo Melián. Lamentablemente no debe ser la primera vez que le sucede algo así, ni tampoco será la última. Lo que si, debería ser la última vez que un inspector de tránsito que pase por el lugar haga la vista gorda y como si nada malo sucediera siga su marcha.

Y la gente no entiende. Recién pasó un inspector de tránsito y vista gorda.no respetan a los discapacitados… Si lo quieren viralizar Enzo necesita de esta rampa estaba para hacerse análisis en el laboratorio calle 13 entre Avenida y 16…” escribía su familia en la red social Facebook mostrando su enojo ante esta situación.

Esperemos que quien haya estacionado su auto en ese lugar, tapando el acceso a la rampa para personas con discapacidad, se haya dado cuenta de la macana que se mandó. Y que recapacite, así Enzo (y todos los que la necesitan) puedan vivir en una ciudad cada vez mas inclusiva.

Arriba