Provincia

La Pampa: miles de empleados públicos con sueldos embargados por financieras que dan dinero con mínimos requisitos a intereses usureros

Desde el sector de los estatales se aguarda la promulgación de una ley sancionada en la última sesión de la Cámara de Diputados, destinada a ejercer algún control de las entidades financieras que prestan dinero con escasos requisitos, y a intereses usureros.

Los clientes de esas sociedades de crédito “fácil” son habitualmente personas que provienen de los sectores más vulnerables, imposibilitadas de acceder al sistema financiero “formal” de los bancos. Las financieras encuentran de esa manera un nicho propicio para sus actividades, y son muchos los pobladores -entre ellos miles de empleados públicos- que quedan atrapados en una maraña de cuotas a las que finalmente no pueden hacer frente.

Algunos proponen una “cartera sucia” como la que en su momento implementó el Banco de La Pampa. Las financieras -hay muchas en la ciudad- son apuntadas como responsables del ahogo de los trabajadores.

Miles de empleados de la Administración Pública provincial tienen embargados sus sueldos por deudas en distintos conceptos. En los últimos meses la situación se tornó muy compleja para muchos trabajadores, y los gremios que los representan están solicitando medidas para terminar con los abusos a que se ven sometidos en distintas financieras que prestan dinero en forma express, pero con altísimos intereses que al cabo se pueden tornar impagables.

En ese sentido cabe recordar que hace algunos meses los sindicatos que tienen como afiliados a los empleados públicos de La Pampa plantearon que el gobierno provincial debería hacerse cargo del paquete de deuda que abruma a muchísimos trabajadores para que éstos puedan refinanciarla. “Son miles los que están muy endeudados, porque los sueldos están bajos, y porque el costo de vida está por las nubes”, sostuvo el secretario general de ATE La Pampa, Ricardo Araujo.

El titular del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), Omar Rojas, confirmó plenamente la situación, y responsabilizó a varios, incluyendo a los propios trabajadores. “Hay que decir que la proliferación de financieras por todos lados no es bueno, porque ofrecen préstamos rápidos con intereses que después no se pueden pagar; pero además juega su rol el Casino, donde muchos empleados pierden buena parte de sus ingresos. Pero no hay que hacerse el distraído: el gobierno tiene su cuota de responsabilidad, porque los sueldos de las categorías más bajas son muy pobres, y además cuando vamos a arreglar en paritarias nos ofrecen porcentajes ridículos, como el 15% que está lejos de la realidad”, disparó.

En la municipalidad el SOEM otorga créditos pequeños ($3.000), y también bonos para que los afiliados puedan hacer frente a los gastos del mes. Rojas dijo que la deuda en todos los casos es “cuantiosa, pero tratamos de ayudar a los compañeros”.

El bono “es usado sobre todo para comprar comida, pero también para el pago de la energía eléctrica, dos cosas esenciales”, reveló. Después la municipalidad debiera retenerle a los que utilizan los bonos, “pero muchas veces no se puede porque el compañero tiene superada su capacidad para hacer frente a deudas, que sería hasta un 20% de su salario” que puede resultar embargado.

Fuente: La Arena

Arriba