educacion

Echaron a una docente en Santa Isabel por ausencias injustificadas

Una docente de la Unidad Educativa Nº 33 de Santa Isabel fue cesanteada por ausencias injustificadas durante un mes. En el sumario, la docente adujo que llevó las carpetas, pero en Personal Docente declararon que nunca lo hizo.

El sumario se inició el 12 de febrero de 2016, con una nota dirigida por el director general de Personal a la ministra de Educación, a los efectos de informar que una docente perteneciente a la Unidad Educativa Nº 33 de Santa Isabel -dependiente de la Dirección General de Educación Primaria-, registró inasistencias injustificadas correspondientes a los días 26 de noviembre al 11 de diciembre y del 15 al 30 de diciembre de 2015 “con motivo de carpetas elevadas sin justificar”.

Esa docente, según el Departamento Licencias, registraba en su legajo personal una sanción disciplinaria de dos días de suspensión. Además, la Dirección General de Personal informó que la agente en cuestión registra nuevas inasistencias injustificadas, desde el día 4 al 29 de enero del año 2016. Pero estas inasistencias no fueron imputadas (era el período de licencia anual) porque se trató de un error administrativo derivado de la falta de la presentación de las carpetas médicas.

La directora del Colegio Secundario “El Bardino” declaró que “(la docente) manifestó que tenía que acompañar a su hijo enfermo, el 26 de noviembre de 2015, y no presentó el certificado médico en tiempo y forma, a pesar de reiterarle en varias oportunidades que se había enviado la correspondiente carpeta médica al servicio de salud. Como pude verla en oportunidad de realizarse la “Fiesta Provincial del Chivito” en la localidad, (y estando aún de licencia) me manifestó que su médico no le podía extender el certificado cuya validez (28 días) es dudosa”.

La directora declaró que “en el original parece haberse adulterado cambiando 72 horas por 28 días. Esto fue detectado por la persona que llevaba las carpetas médicas en ese momento, no obstante no hicimos comentarios al respecto”.

“Con motivo de tener que viajar yo a la localidad de Santa Rosa, me solicitó que yo llevara el mismo, así lo hice, y además indiqué a la persona que lo recibió mis dudas en cuanto al mismo. Posteriormente hizo uso de su licencia anual en enero de 2016. A partir del presente pedido de informe, consulto las planillas de inasistencias de los períodos 2015-2016 y constato que se omitió informar el alta de la agente, razón por la cual aparece como injustificada en el mes de enero. De más está decir que esta omisión involuntaria no fue detectada antes y que estoy gestionando para subsanarla…”, dijo la directora.

En el sumario se adjuntó el certificado médico presuntamente adulterado.

La declaración de la directora

El Servicio Médico Oficial confirmó a Fiscalía que “al día de la fecha las licencias informadas se hallan injustificadas”. Respecto al certificado médico, al no estar el original “no se puede emitir opinión”.
La directora fue quien presentó ese certificado en Santa Rosa. Y dijo que “lamentablemente, debido a mi falta de experiencia en situaciones similares, cometí el error obrando de buena fe, de acceder a la petición de encargarme de llevarlo y entregarlo, no de realizar copia acusando para recibo”.

La docente cesanteada declaró respecto de la licencia de los días 26 de noviembre al 11 de diciembre y los días 15 al 30 de diciembre de 2015 que fue tomada “porque a mi hijo lo operaron de urgencia en Mendoza Capital. Él vive allá. Esto fue el 26 de noviembre, en ese momento yo me había separado de mi marido recientemente, andaba con ese problema”. Después, su nieto de 13 años fue internado en terapia intensiva. “Viajé para ayudar a mi nuera y a acompañar a mi hijo. Estos días serían los del 15 al 30 de diciembre de 2015. En este caso no presenté certificado, porque era un acuerdo que habíamos hecho con la directora en el que yo le devolvería los días con trabajo. Y así lo hice, calculo que en la escuela debe haber algo que acredite eso. Yo se lo comenté a la directora. Eran momentos muy difíciles, entre la salud de mi hijo, la de mi nieto y mis propios problemas. La directora sí me pidió que presente certificado por el caso de mi hijo. Para lo de mi nieto, lo hablé verbalmente con ella”, dijo.

La docente pidió que se considere su situación a raíz de problemas familiares

La docente, en un descargo, pidió que “se considere mi situación ya que no presenté los certificados correspondientes en tiempo y forma porque estaba pasando por una situación extrema con la salud de mi hijo y mi nieto, el cual se encuentra con una discapacidad permanente y profunda y debido a esto es que no tomé los resguardos necesarios en cuanto a las dimensiones que podría tener en mi situación económica del sueldo el no haber solicitado pertinentemente los certificados correspondientes por el cuidado y atención que me demandaba el estado y salud de mi familia”.

En el sumario quedó consignado que ”se advierte, sin embargo, que tal certificado parece tener a simple vista el número de días de licencia adulterado y que, si bien tal situación habría sido advertida por la directora y personal de la institución, no se realizó la correspondiente denuncia penal, no pudiendo realizarse en esta instancia por no contar con el original de la misma”.

Fuente: El Diario

Arriba